Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de noviembre, 2016

Ultrainfantes

Hubo épocas en la que confrontábamos en la oscuridad,
sorprendíamos a todos con nuestras buenas intenciones
hasta que la mueca de asco se volvía evidente

Hubo épocas en las que podíamos equivocarnos
insistíamos en la publicación de nuestros errores,
éramos los poetas ultrainfantes, los que esconden sus verdaderas intenciones
Como si Lautréamont o Rimbaud intentarán matar a Dios,
y lo despertaran de una larga siesta
para pedirle que se siga haciendo el dormido.

Hubo una época en que no nos hubiera molestado maldecir,
pero ya no somos los ultrainfantes,
los que no aprendieron nada, apenas unos versos de Bolaño, Papasquiaro o Parra
Se nos cayeron las tetas, nos creció la barriga
y no derramaríamos una lagrima por tu amor,
No somos los ultrainfantes,
los que no aprendieron nada, apenas unos versos de esperanza.

Para Cayetano

Un café con galletitas antes de despedir a Cayetano cae lluvia tibia antes de despedir a Cayetano
Hay besos que no se dan en los labios Cayetano decía antes de partir Hay miedos que no se reconocen en los ojos Cayetano decía antes de partir Las puertas cerradas se abren un tiempo Cayetano decía antes de cruzar el umbral Y se vuelven a cerrar Cayetano pensaba antes de volverse inmortal
La lluvia cae tibia, la tierra nos prepara un refugio Si fuéramos caracoles, estaríamos dormidos Pero la lluvia cae tibia, los caracoles hervidos bajan por la pared hasta nuestro refugio
Algunos esperan a Cayetano, esperan oír su voz, mientras saborean la baba del caracol.

La marca del viento

Hay fantasmas en el suelo
se mueven entre la tierra como luces mudas
Hay mujeres y hombres sometidos por la marca del viento
definidos sin intérpretes, sin críticos que los describan

Hay fantasmas en mi taza
nadan entre el café sin salpicar en los bordes
Hay ideas sin forma 
hace algunos años te diría que no hay nada que hacer
que todo estaría acabado
pero mis fantasmas nadan en café, mañana en yogurt, pasado en vino tinto
así, libres de la marca del viento

Hay fantasmas en tus botas, 
definidos por la marca del viento
huelen algunas flores, borran la marca del viento
con sed, hambre, ansiedad, abismos