Ir al contenido principal

Hijos del silencio

¿Por qué insistir tanto en el silencio?
Preguntó susurrando, mientras luchaba para no dormirse.
¿Por qué insistes en quedar mudo, si tienes tanto para decir?
El viento sopla y puedes escucharlo
Mete la cabeza en el mar y escucha como quiere meterse en tus oídos
Las nubes hacen sonar una canción que bien podrías escribir tú.
Cierra los ojos en esta habitación oscura
Ni la falta de luz es muda ¿Oyes tus huesos crujir?
Podría hacer hablar a una polilla,
un vocabulario lleno de haches,
donde se quejara de dolor cada vez que rebota contra la ventana.
Podría dormir ahora mismo, dijo, anestesiar-me y despertar con los labios atados
La anestesia te hace descreer de la eternidad
algo tan vulgar.
¿Por qué insistes tanto en algo que no puedes tener?
¿No sientes el vacío creciendo en tus costillas?
Ramificándose por todo tu cuerpo.

Insisto en el silencio para evitar pensar,
Insisto en la mente callada, sin vida,
sin la necesidad de planear mi resurrección.
Insisto en el silencio de la eternidad, en las palabras sin lenguaje.
En un tiempo sin pasado, presente o futuro.
Insisto en aquellas palabras que valen más que el silencio.
¡Que alguien las pronuncie por mí!
Vamos a dormir, dijo, no luchemos contra nuestros sueños.

Aún te oigo parpadear
¿Por qué insistes tanto en callar tu mente y esconderte?
No hay amenaza más peligrosa que refugiarte en el silencio,
peor estrategia que callar y no escuchar.
Mira a los hijos del silencio, saben que es imposible,
se esconden en el bullicio.
¿Por qué insistes?

Comentarios

Entradas populares de este blog

Ocultar la verdad (breve avance de "El Montevideano")

Ocultar la verdad es mentir. ¿Lo es? Porque si tengo que ser así de literal no creo que la perdone. 
Nunca los mencionó, creo que dijo algo al pasar, solo una vez, sobre las perfomances que organizaban en la facultad. Se reunían los cinco, ellos interpretaban una serie de imágenes que ella captaba con su cámara, posteriormente armaban un collage enorme que colgaban en el centro de la sala de exposiciones. Él se movía en esa clase de círculos que deciden que puede ver la luz y que no; con un par de llamadas conseguía armar un poco de alboroto, sobre todo asegurarse siempre el centro de la sala, frente al acceso de entrada.
Entendía poco lo que hacían, luego que supe realmente lo que había pasado me puse en la tarea de buscar información sobre ellos. Un manual que describía sus técnicas, los catalogaba como expertos en la fusión de materiales tradicionales y elementos inquietantes de la era moderna. Emparentados con la violencia descrita en video-juegos, este grupo, según el manual, sa…

Para Cayetano

Un café con galletitas antes de despedir a Cayetano cae lluvia tibia antes de despedir a Cayetano
Hay besos que no se dan en los labios Cayetano decía antes de partir Hay miedos que no se reconocen en los ojos Cayetano decía antes de partir Las puertas cerradas se abren un tiempo Cayetano decía antes de cruzar el umbral Y se vuelven a cerrar Cayetano pensaba antes de volverse inmortal
La lluvia cae tibia, la tierra nos prepara un refugio Si fuéramos caracoles, estaríamos dormidos Pero la lluvia cae tibia, los caracoles hervidos bajan por la pared hasta nuestro refugio
Algunos esperan a Cayetano, esperan oír su voz, mientras saborean la baba del caracol.